Sindicato Médico

de La Rioja

 

Entrevista de CESM-Rioja con Diario Médico con motivo el número especial dedicado a la Sanidad Riojana, publicado el día 6 de julio de 2010

 

 

¿Como valoraría la política general de recursos humanos de la actual consejería, y sus decisiones en materia de Personal?

            Hace 3 años inauguramos en Logroño un hospital nuevo de mayores dimensiones que el antiguo al que sustituyó, pero las plantillas en este tiempo no han crecido en la misma proporción. Esto implica un mayor esfuerzo por parte de los médicos y se ha traducido en un abuso de los contratos eventuales “por encima de plantilla”. Hay médicos que llevan más de 5 años firmando contratos eventuales de 6 en 6 meses, en contra de lo que marca el Estatuto Marco que indica: “Si se realizaran más de dos nombramientos para la prestación de los mismos servicios por un período acumulado de 12 o más meses en un período de dos años, procederá el estudio de las causas que lo motivaron, para valorar, en su caso, si procede la creación de una plaza estructural en la plantilla del centro

            Otro ejemplo de la escasez de plantillas es el hecho de que desde hace más de 4 años existe el Servicio de Cirugía Torácica con actividad de consultas, actividad quirúrgica, ingresos hospitalarios y guardias localizadas todos los días solamente con 2 médicos adjuntos. La situación se agrava en periodos de vacaciones y en caso de ITs. Desde CESM hemos pedido la ampliación de este servicio pero a día de hoy todavía no hemos tenido respuesta.

            Por otro lado, las plantillas de los servicios emergencias 061 y SUAP son insuficientes para la actividad asistencial que se pretende que realicen. Hasta ahora se ha ido solventando con la voluntariedad de los médicos, realizando un exceso de jornada con carácter voluntario y en muchas ocasiones también obligatorio. Ahora la Administración pretende, haciendo una interpretación muy suya del Estatuto Marco, decretar la obligatoriedad de la realización de jornada complementaria para todo el personal estatutario. Desde la creación de estos servicios se estableció como su jornada trabajo anual la misma jornada ordinaria que el resto del personal estatutario. En ningún momento se contemplaba que realizasen un exceso de jornada en forma de atención continuada, guardias, jornada complementaria o como se le quiera llamar.  Como la Administración esta empecinada en su postura y nosotros consideramos que no tienen razón, ya estamos cursando reclamaciones administrativas a este respecto y en breve iniciaremos la vía judicial.

            El Servicio de Urgencias Hospitalario está permanentemente sobresaturado con una frecuentación y un grado de ocupación de las camas con pacientes pendientes de ingreso muy por encima de lo que sería deseable para una asistencia correcta y segura. El personal de estos servicios trabaja permanentemente al límite de su capacidad asistencial, sin entrar a valorar la precariedad de sus contratos en muchos casos. Además de la estabilización y adecuación de las plantillas, se echa de menos una política de gestión global limitando por un lado el excesivo número de atenciones mediante derivación de la patología leve a dispositivos asistenciales de primer nivel y por otro facilitando el ingreso en unidades de hospitalización de aquellos enfermos que así lo requiera.

 

¿Qué efecto pueden tener los recortes económicos decretados por el Gobierno central entre los médicos de La Rioja?

            El Gobierno de La Rioja ya decidió hace un año, pero con efectos desde 1 de enero de 2008, de forma unilateral la suspensión del Grado IV de Carrera Profesional, lo que supuso la bajada de las retribuciones de los profesionales con más de 23 años de servicio, a lo que se añade ahora esta nueva pérdida retributiva, que hace que aparte de la pérdida económica evidente provoque en la mayoría de los médicos desaliento, enfado, desmotivación y sensación de que no es valorado su trabajo.

            En otros casos la situación es todavía peor: A los MIR, que suponen el futuro de nuestro sistema sanitario, se le añade la precariedad de sus exiguos salarios que van a ser reducidos en la proporción de los titulados superiores del grupo A1, a pesar de que su cuantía es equiparable a los grupos C o D.

            También se ha justificado por parte de algunos políticos la bajada de retribuciones por la supuesta estabilidad laboral de los trabajadores públicos con “empleo vitalicio”, ¿qué opinarán de esto todos los contratados eventuales que van a sufrir el mismo recorte del sueldo que el resto y cuyo contrato puede no ser renovado y pasar a engrosar las listas del paro?

            Estas medidas de contención del gasto se ha traducido ya en una reducción de los contratos de sustituciones (vacaciones, ITs…) a niveles mínimos, lo que supone la sobrecarga asistencial de los profesionales que deben acumular el trabajo de los compañeros ausentes.

            En cuanto a otras posibles consecuencias como cierre de camas de hospitalización,  anulación de agendas de consulta con el consecuente incremento de las listas de espera, anulación de agendas de pruebas y su retraso correspondiente, etc. las desconocemos pues en ningún momento se nos ha informado del alcance de los recortes.

            Esperamos del Gobierno central que al igual que los recortes se hacen ahora de forma  proporcional al nivel de ingresos, cuando se supere esta situación, la economía vuelva a crecer y los sueldos vuelvan a recuperarse, esta recuperación se haga en la misma proporción en la que se ha hecho el recorte, para que al final del túnel podamos estar los médicos al menos en la situación inicial. 

 

A los recortes del Ejecutivo central, se sumarán las congelaciones de complementos como el de la carrera profesional en La Rioja? ¿Han cuantificado el efecto que la suma de todas esas rebajas puede tener en la nómina del médico riojano?

 

            En La Rioja son los recortes del Gobierno Central los que se han sumado a los ya establecidos por el Gobierno de La Rioja ya que como ya hemos comentado, hace un año el Gobierno regional decidió unilateralmente incumplir los acuerdos que había firmado y decretó la suspensión de la implantación del 4º grado de carrera profesional con efectos de 1 de enero de 2008.

            No sólo eso, sino que previamente se había congelado las cuantías de los retribuciones de los grados 1º, 2º y 3º de la carrera profesional en los años  2009 y 2010 que no fueron incrementadas en el 2% y el 0.3% respectivamente como el resto de los conceptos retributivos.

            Estamos a la espera de recibir las nóminas del mes de junio pues en ningún momento se nos ha informado de la cuantía que va a suponer dichos recortes, que variará de unos a otros en dependencia de la antigüedad y número de guardias que cada médico realice, pero que sumado a la bajada originada por la suspensión del Grado IV de Carrera Profesional, supondrá no menos de una reducción del 10 % de las retribuciones en el caso de los afectados también por esta medida.

            Además desconocemos que va a pasar con el pago de la Productividad Variable correspondiente al año 2009, de la que a fecha de hoy no sabemos nada.

 

¿Las políticas de fidelización y estabilización laboral del Gobierno regional son adecuadas? ¿Se convocan OPEs con la periodicidad adecuada y el número de plazas necesarias?

 

            La política de fidelización es inexistente. Se están produciendo “fugas” de profesionales a Comunidades vecinas.

Llevamos reclamando desde hace meses, sin conseguirlo, la puesta en funcionamiento de Listas de Empleo Temporal para médicos que hagan transparente el proceso de contratación y faciliten las mismas, permitiendo a los candidatos conocer las posibilidades que tienen de trabajo.

            Otro ejemplo de falta de consolidación lo tenemos en el Servicio de Hospitalización a Domicilio funcionando a pleno rendimiento desde hace más de 6 años y que evita una considerable proporción de ingresos al hospital (en la memoria del Servicio Riojano de Salud de 2008 se declaraban 23199 estancias en es año). Este servicio no existe como tal en el organigrama del hospital. Sus médicos son adjuntos de medicina interna, de 061, de atención primaria, contratos de acúmulos de tareas adscritos a urgencias hospitalarias, etc... Es fácil de entender que estos profesionales deseen que su perspectiva laboral sea algo más que contratos de 6 en 6 meses o cesión temporal desde otro servicio. Desde CESM hemos reclamado la creación y consolidación de este servicio en repetidas ocasiones.

 

            Respecto a las OPEs se han venido realizando de forma anual aunque no en todas las especialidades. El número de plazas ofrecidas para médicos han sido de 86 en 2007, 37 en 2008, 49 en 2009 y tan sólo 4 este año 2010.

 

Cuando muchas autonomías se quejan de déficit de facultativos, ¿tiene La Rioja problemas de médicos en alguna especialidad concreta?

 

            El problema común a todas las Comunidades de falta de profesionales, se agrava en el caso de La Rioja por las malas condiciones laborales que se ofrecen a la hora de contratarlos. Si las expectativas del trabajo, la estabilidad en el puesto y las retribuciones son adecuadas es más fácil conseguir médicos que si se ofrecen condiciones como las actuales de contratos temporales cortos, falta de calendarios de trabajo, indefinición de funciones, acúmulos de tareas, jornadas complementarias superiores a la ordinaria, obligatoriedad de jornadas complementarias en servicios que sólo deben hacer jornada ordinaria, etc.…

 

 En plena crisis de la primaria en el SNS, ¿cuál es la situación general del primer nivel asistencia en La Rioja?

 

            En nuestra Comunidad la situación de la Atención Primaria tuvo su punto de inflexión con la creación de la Gerencia Única y la desaparición de la de Atención Primaria, que supuso en la práctica su fagocitosis por Atención Especializada, como ya avisó CESM antes de que se produjera hace unos años.

            Se nombraron sucesivos Gerentes, siempre del ámbito hospitalario, desconocedores absolutos de la realidad de la AP. Su principal interés fue y sigue siendo el Hospital y con el transcurrir del tiempo y a la vista de sus actuaciones, se ha generalizado entre los profesionales de AP la opinión del escaso interés que les despiertan, sintiéndose menospreciados.

            Justo ahora en Atención Primaria se está en un momento crítico, inmersos en un proceso de implantación de un nuevo programa de Historia Clínica informatizada: Selene AP. Este cambio se está llevando a cabo de forma precipitada, sin garantías, en contra de la opinión de la mayoría de profesionales, bajo la justificación completamente falsa de que supone la llegada de la Historia Clínica única: la realidad es que actualmente no hay interconexión alguna entre las Historias de Hospital y Atención Primaria y que se ha sustituído un programa ágil y útil por uno que, hoy por hoy es mucho más lento, con multitud de fallos que interfieren negativamente en el normal transcurrir de la consulta llegando en ocasiones a bloquearla obligando a hacer muchas cosas a mano y que no ha aportado nada positivo, sino todo lo contrario,  a la calidad de la atención que se da a los pacientes, todo lo cual ha provocado un gran descontento.

            Además en este proceso de cambio se ha perdido de forma irreversible importante información clínica de los pacientes a pesar de que los profesionales habían venido advirtiendo de forma reiterada del riesgo de que se produjera y del ofrecimiento que desde hace meses hicieron en varias ocasiones para colaborar en el proceso y  evitar gran parte de los problemas que se han dado. Esta colaboración fue rechazada por la Administración sin ningún motivo declarado.

            Desconocemos todavía la repercusión que esto pueda tener en el ámbito de la Atención Primaria de La Rioja, pero es un tema que actualmente produce gran inquietud y enfado en los profesionales, que sienten que pudiendo haberse evitado gran parte de los problemas surgidos, no ha habido voluntad de hacerlo.

            También sigue sin solución la eterna  descoordinación entre niveles asistenciales AP-AE que provoca múltiples y repetidas consultas, frecuentemente de mero contenido burocrático.

            Otro importante problema es que en La Rioja se ha producido una situación de dualidad estructural y organizativa, fomentada desde la propia Dirección, con dos divisiones, de enfermería y médica, absolutamente independientes y en ocasiones enfrentadas, que está socavando la propia esencia de los EAPs.

            No obstante todo lo anterior, también ha habido una serie de logros en Atención Primaria con la actual Administración.

            Hay que reconocerle su esfuerzo en el aumento de las plantillas de médicos.

            Se ha creado la figura del médico de Refuerzo con la creación de más de 50 nuevas plazas de Médico de Familia en EAP con puesto de Médico de Refuerzo.

   Se han incrementado las plazas de Pediatra de Área, especialmente en el medio rural.

   Así mismo ha ido disminuyendo de forma gradual el tamaño de los Cupos, con disminución de hasta 600 TIS en algunos y la consiguiente ampliación de las plazas de EAP propiamente dichas.

   También ha habido un importante avance en la cartera de peticiones de pruebas complementarias a las que tiene acceso la Atención Primaria: Radiología informada, ecografía, TAC, Resonancia Magnética, Densitometría, pruebas de Neurofisiología, endoscopias, prácticamente la totalidad de pruebas de Laboratorio…

   Lo mismo se podría decir de la mejora en la dotación material y tecnológica, con apertura de nuevos Centros, nuevos equipos informáticos, material de crioterapia, etc.